Blanqueamiento

¿Cómo blanquear los dientes?

El blanqueamiento o clareamiento dental, es un proceso para mejorar la apariencia en color de los dientes naturales, este procedimiento es hecho correctamente por un dentista.

El tratamiento para blanquear los dientes es un proceso sencillo y básicamente existen dos métodos para blanquear los dientes, el primero es en casa con unas férulas y el gel blanqueador (todo esto preparado por su dentista para darle el porcentaje de peróxido adecuado para sus dientes) y el segundo que es el blanqueamiento dental rápido o in office, efectuado en una o dos citas en el consultorio dental, con este sistema en una hora se ven cambios considerables y es efectuado en algunos casos con una fuente de energía (laser, led, plasma, etc.) con un gel de peróxido en un porcentaje mucho mayor que el blanqueamiento domiciliario; motivo por el cual este blanqueador dental es exclusivamente para uso dentro del consultorio y con supervisión de un profesional ya que en algunos casos (dependiendo del fabricante)  se debe proteger las encías previamente con una resina especial para evitar su irritación durante el procedimiento de blanqueamiento.

En un estudio que se efectuó sobre blanqueamiento dental en Miraflores en el 2016 entre 10 dentistas y 100 muestras, se reveló que el blanqueamiento dental rápido o in office era el más solicitado por los pacientes, pero a su vez observamos que los mejores resultados en longevidad de los dientes blanqueados era dado por la combinación de ambos métodos,  es decir una sesión de in office y unas cuantas horas de domiciliario daban un resultado de mayor duración en los  dientes blanqueados.

 Dado que el costo del blanqueamiento dental rápido es ligeramente mayor que el domiciliario el segundo no deja de ser una gran alternativa para las personas que quieran mejorar su imagen, también hay que mencionar que algunos blanqueadores dentales pueden producir una sensibilidad transitoria (durante el proceso de blanqueamiento) esto es normal y desaparece por completo al dejar de usarlo, sin embargo existen blanqueadores dentales modernos, que no producen esta sensibilidad durante el tratamiento.

En mi opinión, el color de los dientes debe decidirse entre el paciente y el dentista como todos los tratamientos estéticos dentales. Muchos pacientes quieren dientes muy blancos y muchos dentistas no les gusta por su apariencia poco real en algunos casos, una decisión en conjunto es lo mejor ya que al final el que va a lucir el nuevo color de dientes es el paciente.

El blanqueador dental solo actúa sobre diente natural, es decir no va a blanquear ninguna curación existente, por lo que se recomienda que después del blanqueamiento se cambien las curaciones antiguas por unas del color nuevo.

La colaboración del paciente en este procedimiento es fundamental para lograr el resultado deseado, ya que debe evitar consumir alimentos muy oscuros (café, chicha morada, coca cola, vino tinto, etc.),  así como también fumar.